Categorías
#lasolidaridadnocierra

“Quien supera la crisis, se supera a sí mismo”

Desde el Servicio Psicológico de Cáritas Bizkaia continuamos apoyando y dando orientación sobre el cuidado de la salud mental de las personas más vulnerables, del voluntariado y de cualquier agente de Caritas que nos quiera contactar. Para ello hemos adaptado nuestra intervención. Ahora, el teléfono, el mail, las videollamadas, o Skype, son el modo de estar cerca.

Mantenemos la atención a aquellas personas y familias con las que ya estábamos trabajando antes de la crisis, un total aproximado de 80 procesos. De ellas, 55 son atenciones individuales y 25 atenciones a menores y sus familias. 

En algunos casos se continúa trabajando en clave de proceso terapéutico, aunque en este momento, la mayor parte del apoyo psicológico es el propio de una situación de crisis: damos pautas claras y sencillas, permanecemos cerca a través de contactos regulares, tranquilizamos, animamos, transmitimos seguridad y esperanza. Complementamos nuestra intervención telemática con sencillas guías, audios, vídeos, y otros materiales que vamos elaborando en colaboración con otras áreas.

Enmarcamos nuestro apoyo dentro del MAI (Modelo de Atención Integral). Atendemos las necesidades psicológicas y emocionales de las personas y también exploramos si sus necesidades básicas están o no cubiertas. Si no lo están nos coordinarnos con otros agentes de Cáritas o de la red, lo que nos ayuda a reducir o paliar no solo el sufrimiento emocional sino también otros aspectos propios de la vulnerabilidad social. De este modo hemos podido hacer llegar a algunos hogares material de lectura, escolar, e informático; se han agilizado gestiones administrativas urgentes, como escolarización de un menor, empadronamiento, tramitación de tarjeta sanitaria, entrega de ayudas económicas y vales de comida, etc. Si bien estas actuaciones no tienen carácter psicológico, propiamente dicho, si contribuyen a aliviar el sufrimiento y fortalecer la seguridad. Además de dar esperanza, y aportar la cálida sensación de estar acompañada/o en esta crisis.

También desde el estado de alarma y confinamiento, la colaboración con el voluntariado se ha estrechado. Son muchas las personas voluntarias que están brindando apoyo emocional a través del teléfono a aquellas personas con las que ya venían manteniendo contacto. Ellas también son “centinelas” de la salud mental de las personas y familias atendidas. Cuando detectan una situación que por su complejidad les hace sospechar de problemas emocionales más graves, a través de su acompañante de referencia, pueden contactar y recibir orientación desde el servicio psicológico. Otras veces contactamos por teléfono con la persona directamente para realizar un diagnóstico, y posteriormente, la persona voluntaria y la psicóloga consensuamos las atenciones y seguimiento futuro.

Además, hemos realizado un ofrecimiento amplio, a las personas trabajadoras y voluntariado, para poder consultar cualquier situación personal derivada de la actual crisis. En estos casos podemos orientar o derivar a otras entidades colaboradoras.

En resumen, creo que una vez más la labor que desde Caritas realizamos es el resultado de experiencias anteriores -algunas también de crisis, emergencias y catástrofes- y de un gran número de acciones pequeñas, coordinadas, voluntariosas, realizadas con rigor y cariño, y cuyo resultado es una gran red, sólida-solidaria, y segura.

Está crisis pasará, el hoy mañana será pasado, y como decía Albert Einstein: “quien supera la crisis, se supera a sí mismo/a”.  

#lasolidaridadnocierra

Itxaso Oyarzabal

Responsable del Servicio psicológico

Cáritas Bizkaia

Colabora compartiendo en tus redes sociales: